Skip to content Skip to footer

E-commerce: ¿Qué es y cómo funciona en el 2023?

¿Estás interesado en vender tus productos o servicios por internet? El ecommerce es altamente rentable y te permitirá tener tu propia tienda virtual. En este artículo, te explicaremos que es un ecommerce y cómo funciona.

¿Estás interesado en vender tus productos o servicios por internet? El ecommerce es altamente rentable y te permitirá tener tu propia tienda virtual. En este artículo, te explicaremos que es un ecommerce y cómo funciona.

Ecommerce: ¿Qué es y para qué sirve?

El ecommerce se traduce literalmente como comercio electrónico, es decir, sirve para replicar el proceso de venta de productos o servicios que se pueden realizar en tu tienda física, en este caso complementarlos por medios electrónicos o en línea. Las ventajas que representan tener  ecommerce son justamente esas, que al ser un comercio electrónico o digital, los usuarios pueden ver los catálogos que ofreces en tu tienda física y comprar durante las 24 horas del día, es decir tus potenciales clientes no tendrán la necesidad de asistir a tu tienda de manera presencial. 

¿Cómo funciona un ecommerce?

El ecommerce comienza su funcionamiento desde que la empresa decide crear su página para comercio electrónico (entre los gestores de contenidos más populares : Shopify, Woocommerce, Magento, etc) . Tras poner en funcionamiento y realizar la carga de los productos o servicios disponibles, el cliente tendrá la capacidad de realizar un pedido en la tienda de tu sitio web. 

El pedido es tomado por el gestor de contenido y evacuado a la tienda física o almacén, en el cual mediante un sistema de gestión este replica el mismo proceso de una venta física. Dependerá del usuario como recibir su producto y de la capacidad logística de tu empresa, si el usuario recoge su producto en tienda física o recibe en su domicilio (es importante saber que mientras más variantes en métodos de pagos y envíos, es mejor para el usuario en ecommerce). 

¿Cuáles son los tipos de e-commerce que existen?

Existen diferentes tipos de ecommerce de acuerdo a los diferentes tipos de compradores y vendedores. A continuación, te compartimos los tipos de ecommerce más comunes que existen:

B2B (Business to Business)

Este modelo se refiere a las transacciones comerciales entre empresas. Por ejemplo, un fabricante que vende a un distribuidor, o una empresa de software que ofrece soluciones a otras empresas. En B2B, las ventas suelen ser de mayor volumen y más especializadas, con ciclos de venta más largos y decisiones basadas en relaciones y valor a largo plazo.

B2C (Business to Consumer)

Aquí, las empresas venden directamente a los consumidores. Es el modelo tradicional de minoristas y tiendas en línea. Ejemplos incluyen tiendas de ropa, electrónica y supermercados. En B2C, el enfoque está en transacciones rápidas, precios competitivos, y estrategias de marketing orientadas a atraer y retener clientes.

C2B (Consumer to Business)

Este es un modelo menos común donde los consumidores crean valor o venden productos o servicios a las empresas. Por ejemplo, un influencer que ofrece exposición a una marca a cambio de una tarifa, o plataformas de crowdsourcing donde las empresas obtienen ideas o servicios de individuos.

D2C (Direct to Consumer)

 En este modelo, los fabricantes o productores venden directamente al consumidor final, eliminando intermediarios. Esto permite a las marcas tener un control total sobre la experiencia del cliente, la marca y los márgenes de beneficio. Un ejemplo sería una empresa que produce y vende su propia línea de ropa a través de su sitio web.

C2C (Consumer to Consumer)

Este modelo implica transacciones entre consumidores. Plataformas como eBay o MercadoLibre, donde los usuarios venden productos usados o artesanías a otros usuarios, son ejemplos de C2C. Este modelo se beneficia de la economía compartida y a menudo utiliza plataformas en línea para facilitar las transacciones.

Ventajas del ecommerce para las empresas

Como mencionamos anteriormente, una de las grandes ventajas del ecommerce es la cantidad de dinero que se ahorra tanto en alquileres como en empleados. Esto permite que, en algunos casos, los precios suelen ser más bajos. Además, no existen las filas de espera ni los usuarios deben esperar a que las puertas del comercio abran para realizar consultas, ver los productos o comprarlos.

Este ahorro de dinero que permite el ecommerce permite, además, que pequeñas empresas que aún no posean inversiones suficientes como para abrir su propio sitio físico puedan vender en línea. En cuestión de minutos, cualquiera puede abrir una tienda online y comenzar a operar. También pueden ofrecer productos o servicios diferentes y originales que puedan hacer competencia a las grandes empresas que durante años han logrado el monopolio comercial.

Además de la ventaja ya mencionada del alcance global, los usuarios podrán encontrar otras comodidades. Por ejemplo, desde los sitios web de ecommerce podrán ver los detalles de los productos o servicios de los cuales están interesados, así como también podrán ver las preguntas que han hecho otros usuarios y las respuestas que los empleados de la empresa brindaron. De esta forma, el usuario adquiere más información y la empresa no debe responder una y otra vez la misma consulta.  

En conclusión: ¿Necesito o no un ecommerce?

Si bien, no sabemos el estado actual de tu negocio, si podemos recomendarte en qué circunstancias podrías considerar iniciar tu ecommerce. A continuación las razones que consideramos más importantes para que tengas uno:

Alcance Global

Un ecommerce te permite llegar a clientes en cualquier parte del mundo, superando las limitaciones geográficas de una tienda física. Esto amplía enormemente tu mercado potencial, dejas de vender a tu ciudad, no hay fronteras en el mundo digital, si estas pensando en globalizar tu negocio, un ecommerce es tu mejor opción.

Disponibilidad constante

Un ecommerce está abierto 24/7, trabaja por ti mientras duermes, permitiendo a los clientes comprar en cualquier momento, lo cual es especialmente conveniente en la era digital donde las personas esperan inmediatez y comodidad, es probable que te ayude a descubrir un nuevo público que no puedes abarcar con tu negocio físico.

Costos Reducidos

Comparado con una tienda física, un ecommerce generalmente requiere menos inversión inicial y menores costos operativos. No necesitas un espacio físico grande ni pagar por los costos asociados a él, como alquiler, electricidad, impuestos, etc. Es más, muchos negocios empezaron como ecommerce y evolucionaron a tienda física.

Análisis de Datos y Personalización

A diferencia de una tienda física, que es muy difícil poder medir la información detallada de tu público objetivo, en un ecommerce te permite recopilar y analizar datos de los clientes de manera más eficiente y poder tomar mejores decisiones comerciales. Esto puede usarse para personalizar la experiencia de compra, mejorar las estrategias de marketing y aumentar las ventas.

Agilidad y Escalabilidad

 Los negocios de ecommerce pueden ser más ágiles y adaptarse rápidamente a las tendencias del mercado. Además, escalar un ecommerce es generalmente más fácil y menos costoso que expandir una tienda física.

Esperamos que esta nota haya sido de tu utilidad para tomar la decisión de iniciar tu ecommerce o no.